Readaptación a las actividades de la vida diaria o deportiva

Tras la rehabilitación propiamente dicha, preparamos el cuerpo para afrontar las actividades cotidianas

Una fase muy importante de la curación es la que viene después de pasar por la camilla, es decir, después de haber realizado el trabajo de fisioterapia propiamente dicho, en el que hemos eliminado inflamaciones, dolor, hemos reestructurado la lesión, tratado el sistema fascial... Llegamos pues a una fase en la cual necesitamos que el cuerpo coja un tono, un equilibrio que sea el que le sustente y afiance toda la estructura.

Es en esta fase donde pasamos a nuestra sala de readaptación y realizamos todos aquellos ejercicios necesarios para conseguir esa recuperación óptima. Además, pautamos y enseñamos al paciente, si fuera necesario, una serie de ejercicios para realizar en su día a día con el fin de que no haya recaídas.

Si te interesa este servicio contacta con nosotros ahora

#